Actualidad

ICU Medical Technologies abre su primera ronda de inversión para la expansión mundial de KronoSafe

La firma Icu Medical Technologies, la startup del Parque Científico de la UMH que lanzó en plena pandemia un proyecto de sujeción de marcapasos pionero con impresión 3D, acaba de abrir la primera ronda de inversión para su invención -KronoSafe- con el fin de cubrir la expansión mundial de su patente. El trabajo de esta firma innovadora surge para convertir las aplicaciones de estos dispositivos médicos temporales más seguras y cómodas para pacientes y médicos. Tras meses de perfeccionamiento de KronoSafe, ya prepararon un ensayo clínico para probar este dispositivo en 120 pacientes de varios centros sanitarios y hospitalarios. 

Ahora, dan el salto a la expansión internacional. Tras haber obtenido la patente nacional en julio de este año, ICU Medical Technologies ha programado una extensión de la protección a más países y para ello han elegido los más interesantes para la comercialización del nuevo dispositivo médico, asegurando un puesto preferente en cada continente. Así, para cubrir la ampliación de la patente, la empresa ilicitana ha abierto una ronda de inversión hasta cubrir los 80.000 euros necesarios. Con intención de atraer inversión en esta fase inicial, aseguran desde la compañía, han reducido su valoración real, «lo que supone una gran oportunidad para pequeños inversores que quieran participar en un proyecto con alta capacidad de crecimiento».

Nueva fase

La empresa ICU Medical Technologies finalizó el diseño de KronoSafe, adaptándolo a las necesidades del paciente y del procedimiento. Ganó un galardón como mejor dispositivo médico por el Instituto Europeo de Tecnología e Innovación (EIT HeadStart 2020), y realizó un estudio clínico en el que se ha demostrado la seguridad y la efectividad del dispositivo en 20 pacientes.

Por este motivo, ahora abuscan su primera ronda de inversión seed, con gran posibilidad de revalorizar la inversión. De este modo, busca financiación por 80.000 euros y se convierte en opción para pequeños inversores. Tras cerrar la actual ronda, se iniciarán Series A para llevar KronoSafe hasta el mercado europeo.

Según apuntan desde la compañía, «uno de los puntos más importantes en el desarrollo de dispositivos médicos, es la certificación sanitaria: marcado CE e ISO-13485». En la actualidad, la patente ya cuenta con el sistema de producción estructurado acorde a la normativa, y serían capaces de iniciar la fabricación del primer stock tras conseguir la financiación en siguiente ronda: Series A. Teniendo en cuenta los tiempos de certificación y fabricación de cada una de las piezas, el primer stock de KronoSafe podría estar a la venta entre 3-5 meses tras recibir la inversión. Según los plazos marcados por la empresa, durante el segundo semestre de 2022 podrían tener las primeras unidades en el mercado.

El proyecto

Desde 2020, la empresa del Parque Científico de la UMH ya ha tenido varios reconocimientos. Uno de ellos desde la red EIT Health Spain, con 40.000 euros y, más recientemente, la entrega del premio «Iniciativa Emprendedora del Mes» del Ayuntamiento de Elche. Con este último reconocimiento, ICU Medical Technologies recibe una ayuda de 1.000 euros y otros servicios proporcionados a través de diferentes entidades. El dispositivo Kronosafe fue impulsado por la Unidad de Estimulación Cardiaca del Hospital Universitario del Vinalopó de Elche con el apoyo de técnicos del Parque Científico de la UMH a través del programa Makers. Además, recibió a finales de 2020 un respaldo económico de 10.000 euros en el programa Headstart

La estimulación cardíaca temporal se utiliza de forma habitual en las unidades de cuidados intensivos y cardiología con el objetivo de aumentar de manera urgente la cantidad de latidos por minuto en un paciente. Frente al procedimiento clásico para la estimulación cardíaca temporal, el doctor Ray Vicente, CEO de Icu Medical Technologies, desarrolló un nuevo sistema de sujeción, hasta el momento inexistente. Otra de las piezas claves de la compañía es la ingeniera Clara Gómez